LA OTRA PASIÓN: 4 Y GOL


  • César López Rochlin / La Otra Pasión / Tocando el Balón.
¡4 Y GOL!

Aún Febrero se siente lejos, pero septiembre lo está todavía más. Sin embargo, este jueves 25 de abril, arranca de manera oficial la lucha por el Súper Tazón 2020, no con juegos, sino con la búsqueda encarnizada por encontrar a la próxima gran estrella del emparrillado.

Este año destacan novatos de alto calibre en la posición de Quarterback. Pero antes de pensar en que los equipos irán por los pasadores, pues las defensas están cada vez más desplazadas del juego semanal y poco a poco el espectáculo aéreo se prioriza para la liga, revisemos a conciencia. Este año, la defensa colegial otorgará grandes jugadores de los que hablaremos en corto tiempo. 

CARDINALS: Todo apunta a que los Cardenales, después de la patética temporada que tuvieron con récord de 3 ganados y 13 perdidos, deben reestructurar todo el equipo. El manjar principal es el quarterback sensación de los Sooners de Oklahoma Kyler Murray. A pesar de sus escasos 1.78 metros y 88 kilos este chico es un atleta consumado. Jugó futbol y beisbol a gran nivel en la universidad y todos sabemos que un brazo puede salvar a un equipo. A pesar de ello, se especula que Arizona podría mejor decantarse por Quinnen Williams jugador defensivo de altos vuelos. Sin embargo, sería una gran sorpresa dejar ir al ganador del trofeo Heisman.

49´S: En el siguiente escalón parece que no habrá sorpresas. Todos los medios especializados apuntan a que San Francisco tiene ya decidido su “pick”. Este será el Ala defensiva Nick Bosa de Ohio State. A sus 21 años ya parece un jugador profesional al ostentar 1.93 metros y 121 kilogramos. Tiene una velocidad descomunal para alguien de su peso. Parece una apuesta segura para salvar a los de oro y rojo de otra vergonzosa temporada perdedora.

JETS: Los de Nueva York tuvieron un año de pesadilla. Ganaron 4 juegos y perdieron 12. Fueron la 4 peor defensiva en lo referente a puntos recibidos con 441 en contra. Por ello no debería sorprender que elijan en la primera ronda a un apoyador con aptitudes para establecer condiciones en la Liga como lo es Josh Allen de Kentucky. Sin embargo, Ed Oliver, tackle de Houston no sería una elección descabellada. Allen de 1.96 y 118 kilogramos parece estar listo para el reto de levantar a estos Jets.

RAIDERS: Si Quinnen Williams sigue libre al llegar al 4 “pick”, como todo parece indicar que su destino estaría enfundado en plata y negro. El equipo de Oakland NECESITA estabilidad defensiva. El tackle de Alabama es para muchos el mejor de esta generación, el más completo y comprometido. Si Williams es seleccionado en el primer orden por los Cardenales, sería Kyler Murray quien podría caer a la cuarta selección global. Pero el lanzador encajaría perfectamente en los planes de los Raiders con su próxima migración hacia Las Vegas, donde el novato sería amo y señor.

BUCCANEERS: Jonah Williams de Alabama con 1.93 metros de altura y 137 kilogramos podría ser la pieza que le falta a Jameis Winston para POR FIN Explotar. Bruce Arians el nuevo Head coach de este equipo es un viejo lobo de mar que le gusta y mucho anotar puntos. Tal vez esta sea la decisión para los de la Bahía. Williams es sin duda un arma letal para apuntalar una ofensiva que apenas anotó 396 unidades la temporada pasada.

GIANTS: El lanzador de Ohio State Dwayne Haskins sería la decisión lógica para los Gigantes de Nueva York. En las últimas semanas, ha sido más que evidente el “apoyo” a Eli Manning por parte de la directiva. Todos sabemos que en el deporte, cuando le das el espaldarazo a alguien está más cerca de caer al vacío. Con 1.91 de altura, 105 kilogramos y una mecánica de lanzamiento que le dio 50 pases de anotación por solo 8 intercepciones…uff, este chico es madera de profesional.

JAGUARS: Clelin Ferrell de Clemson es un ala defensiva que ayudaría a cualquier equipo de la NFL. En 2017 y 2018 mostró su enorme potencial con pocos pases defendidos, es verdad, pero con un talento innato para la tackleada en el campo abierto. Los tigres y los Jaguares son felinos feroces, a lo mejor el estilo de juego de ambas fieras le sienta bien a este chico.

LIONS: No es para nada una sorpresa que Detroit vaya por apoyo defensivo en este draft. En una conferencia como lo es el norte de la Americana, donde fueron vapuleados en el récord divisional con apenas 2 ganados y 4 perdidos urge una manera de detener a los rivales de zona. Vikingos, Empacadores y Osos regresaran con menos bajas la siguiente temporada y obviamente talento como el de Rashan Gary sería fenomenal para los Leones. Este joven de tackle defensivo de Michigan podría ser una gran adición a los de Detroit. Sus medidas de 1.96 metros y 126 kilogramos serán una bocanada de aire fresco para una defensa que busca renovarse.

BILLS: El equipo de Buffalo basó su limitado éxito la temporada pasada en trabajo defensivo. Sus escasos 269 puntos a la ofensiva confirman que el quarterback Josh Allen no está listo para tomar las riendas del equipo. Por ello este draft tendrá que servir para construir y no para reconstruir. Ed Oliver de Houston sería la elección correcta para seguir en la búsqueda de una defensa temible. Este tackle defensivo incluso se proyecta por algunos especialistas en los primeros 5 “picks” globales, sin embargo, parece que Orchard Park será su nueva casa.

BRONCOS: Motenz Sweat de Mississippi mide 1.98 metros y pesa 118 kilogramos. Logró entre 2017 y 2018 98 tackles totales de los cuales 45 fueron sin asistencia. Como cazador de cabezas también tuvo una destacada participación al detener al lanzador en 8 ocasiones y media. Lo malo: Todos los sabemos, Sweat es un jugador problemático que fue sacado de los espartanos de Michigan State y que se le ofreció una nueva oportunidad con los Bulldogs.

BENGALS: Brian Burns de Florida es un gran prospecto. Como Ala defensiva puede entrar rápidamente en la rotación de Cincinnati. Este chico, según muchos expertos tiene todo lo necesario para llevarle el ojo a los cazatalentos defensivos. La posición 11 no es descabellada para alguien con habilidades que pueden ser pulidas.

PACKERS: Los empacadores han sufrido por lesiones en las últimas temporadas, una bocanada de aire novato no le viene nada mal. A pesar de ser muy castigados la temporada pasada, ocupando un lugar que su talento colectivo no les merecía, los de Green Bay pueden encontrar en Devin White a su próximo gran apoyador.  Este joven de LSU puede ser un jugador con potencial, sobre todo si aprende rápido de todo el talento que le podría rodear en Wisconsin. Para muchos Devin White y su tocayo Devin Bush son los dos mejores jugadores de todo el draft en su posición.

DOLPHINS: Gastar dinero a diestra y siniestra ha sido la receta para el fracaso de Miami en las últimas temporadas. No han encontrado a su lanzador titular y eso no es noticia para nadie. Por ello tal vez voltear a los talentos universitarios sea mejor negocio. Drew Lock sería el mejor lanzador que a estas alturas del draft estaría aún disponible. Existe la remota posibilidad de que Gigantes deje pasar a Haskins en su pick y eso dejaría la puerta abierta para los delfines. El resultado es el mismo. Un brazo para Miami es urgente. Incluso Daniel Jones podría estar dentro de la terna de renovación para este equipo. El problema sería que estos tres quarterbacks sean drafteados. Así, Ryan Fitzpatrick sería el último clavo en el ataúd de los de Miami. 

FALCONS: Christian Wilkins de Clemson podría ser lo que Atlanta busca para mejorar sus posibilidades de postemporada en esta nueva campaña. Si el chico llega con energía y dispuesto a aprender podría encontrar un espacio en el equipo. Tal vez incluso ver acción en algunos minutos de la temporada y pelear por la titularidad. Sus puntos fuertes son la reacción, una capacidad física y atlética envidiables y amplia visión de campo. A sus 25 años podría llegar ya con la madurez mental suficiente que se busca en este deporte.

REDSKINS: Es casi un hecho que los Pieles Rojas tomarán un lanzador. Lo que quede será bueno para ellos debido a los GRAVES problemas que han tenido en esta posición en los últimos años. Un pasador a futuro sería la prioridad. En este escalón lo lógico sería Daniel Jones de Duke. Tal vez este chico no tenga las credenciales de otros, pero de lo perdido, lo encontrado será bueno para Washington.

PANTHERS: T.J. Hockenson de Iowa podría llegar a Carolina. Un ala cerrada, con la importancia que desde hace algunos años ha recaído en esta posición especialmente en jugadas de medio avance, es prioridad para las Panteras. Con trabajo, Hockenson podría demostrar en el profesionalismo las habilidades que le valieron el premio John Mackey otorgado al mejor jugador en la posición de ala cerrada a nivel universitario. Aunque sería un premio muy jugoso para la 16 posición de draft. Algunos opinan que T.J. podría subir en los picks.

BROWNS: Parece que los Cafés irán por Andraez “Greedy” Williams de LSU. Recordemos que a estas alturas ya habrá movimientos de equipos. Pero si todo sigue un curso civilizado, los de Cleveland podrían hacerse de los servicios de este esquinero que terminó como líder de intercepciones la campaña colegial con 6. No será el jugador más dominante pero tiene todo lo que se busca en esta posición.

VIKINGS: Andre Dillard de Washington State sería un buen prospecto para estas alturas. Es un tackle ofensivo solvente. A pesar de sus 140 kilogramos y su metro 95 de estatura, los resultados que obtuvo en la prueba de 40 yardas no son malos para nada. Estaría a la perfección protegiendo el lado izquierdo de la ofensiva de Minnesota.

TITANS: Jeffrey Simmons de los Bulldogs de Mississippi es un jugador que puede dar de que hablar. Como tackle defensivo tiene cuerpo y personalidad. Podría encajar en un plan a futuro en Tennessee o estar listo cuando una dura temporada empieza a cobrar con lesiones.

STEELERS: Proveniente de Georgia, el esquinero DeAndre Baker ganó el año pasado el trofeo Jim Thorpe al mejor back defensivo a nivel colegial. Esto lo podría poner en la mira de muchos, pero ante las necesidades de cada equipo, parecería que los Acereros tienen posibilidades amplias de quedárselo. Baker ya jugó dos campañas y media como titular y esto abre la posibilidad de estar en la primera ronda.

SEAHAWKS: El otro gran “Devin” de la clase de 2019 también es apoyador. Devin Bush Jr. Es considerado el segundo mejor prospecto dentro de su posición de esta promoción. El chico proveniente de Michigan tiene todo para desarrollar gran potencial. Sin embargo este escenario podría cambiar si los de Seattle deciden mejor apuntalar la ofensiva ya que Russel Wilson acaba de firmar un contrato de miedo. De ser así, podríamos hablar de Marquise Brown  receptor de abierto de Oklahoma como el “pick” para los Halcones Marinos.

RAVENS: Para mejorar su ataque por aire Baltimore tendría en la mira a Harrison Butler de Iowa. Sobre todo pensando en que los titulares de los Cuervos en esta posición no son para NADA de temer. Si bien a ojos de muchos esta no es la mejor generación para la posición de receptor abierto, Lamar Jackson deberán de encontrar nuevos objetivos y pronto. Butler podría ganarse un lugar si demuestra la habilidad y elasticidad que dejó ver a cuenta gotas en el colegial.

TEXANS: Yodny Cajuste de West Virginia es un tackle ofensivo que puede llamar la atención de los Texanos. El año pasado los de Houston se llevaron la división Sur de la Americana pero de manera apretada y hasta dramática. Por ello, apuntalar la ofensiva con un jugador como ajuste que puede ayudar en el bloqueo durante la carrera suena a buen negocio.

En este “pick”, el número 23 de la ronda a solo 9 del final de la primera vuelta termino mis prospecciones. Sobre todo por los inminentes cambios de lugar. Hagan sus quinielas conmigo. ¿Cómo piensa usted que será el draft?
LA OTRA PASIÓN: 4 Y GOL LA OTRA PASIÓN: 4 Y GOL Reviewed by Tocando El Balón on 13:54 Rating: 5
Con la tecnología de Blogger.