PODCAST 173 de tocandoelbalon.com

EL PSICOMENTARIO DEPORTIVO: LA NOCHE TRISTE


Cuando todo parecía estar servido para que el Morelia lograra una victoria que lo catapultara no solo en la tabla de cocientes, sino también en lo anímico, vino la terrible derrota ante el equipo que menos se desea perder.
Sí, todo parecía estar puesto para que Morelia en la noche del sábado obtuviera y sumara otros tres puntos. El equipo América venía disminuido, sin dos de sus indiscutibles titulares como son Rubens Sambueza y su centro delantero ex de Xolos Darío Benedetto, además el hecho de que el Morelia viniera de haber ganado de visitante ante los Gallos Blancos de Querétaro, parecía que le había dado una gran fuerza anímica para enfrentar este partido con el odiado rival nacional.

El Estadio Morelos presentó sus mejores galas y qué mejor presentación que un abarrotado graderío, que por cierto, aparte del hermoso colorido que mostró, ese día como nunca, parecía que se había logrado vencer esa desagradable rutina de ver mas camisetas americanistas que del Morelia. Hoy por fin había más aficionados monarcas que "cremas" en el estadio. Entonces la mesa estaba servida

Empezando el partido se vio cómo estaba estratégicamente diseñado el partido, un equipo América encima del equipo michoacano que iba a apostar por contragolpes con su arma de mayor velocidad Jefferson Cuero para servir balones dentro del area a Pablo Velazquez para que esté solo empujara el
balon. La estrategia no parecía mala ya que jugarle abierto a un equipo América sí era mucho desafío, todo iba bien, solo que sucedió lo inimaginable: la única arma con la que Morelia le podía hacer daño a su rival se vio reducida a nada. Cuero se lesionó lo lesionaron y tuvo que ser remplazado. Las
aspiraciones de Monarcas se desvanecieron, la ofensiva se acható totalmente, Pablo no tuvo quien le sirviera y salía de la zona de ataque donde es peligroso y al no haber peligro en el lado americanista y al ya no desgatarse en defender, América solo tuvo un trabajo en el encuentro: ofender. Y lo hizo con toda potencia.

Morelia se desdibujó, perdió fuerza y coherencia en sus ataques; pero su estado anímico lucía desesperado, derrotado antes de terminar el partido y se consolidaba lo que pocos imaginábamos que podía pasar: la noche triste.

Hoy sólo toca seguir trabajando en lo táctico, pero mucho más, ¡lo anímico!
EL PSICOMENTARIO DEPORTIVO: LA NOCHE TRISTE EL PSICOMENTARIO DEPORTIVO: LA NOCHE TRISTE Reviewed by Arturo Borja on 21:09 Rating: 5
Con la tecnología de Blogger.